Skip to content
Presupuesto Gratuito

Energía solar activa: qué es, tipos y aplicaciones

Las consecuencias del cambio climático nos afectan a todos a nivel global y, si no se toman medidas drásticas para frenarlo, nuestra vida en el planeta se verá seriamente comprometida.

Es por ello que en Svea Solar nos parece tan importante que hoy conozcas sobre la energía solar activa. ¿Has escuchado sobre sus aplicaciones y beneficios? Sigue leyendo nuestro post y pronto lo averiguarás.

¿Qué es la energía solar activa?

La energía solar activa es el aprovechamiento de la luz del sol para producir energía eléctrica o mecánica mediante el uso de ciertas tecnologías o equipamientos. Estos pueden ser bombas de agua, ventiladores, placas solares o colectores, entre otros.

Hoy en día, y gracias al interés de los gobiernos y ciudadanos por buscar fuentes de energía renovable, el interés por la energía solar activa crece cada día.

Diferencias entre energía activa y energía solar pasiva

La diferencia más resaltante entre la energía solar activa y pasiva, es que la energía solar activa requiere transformar la energía captada a través de la utilización de una instalación externa, mientras que la energía solar pasiva aprovecha la radiación solar de forma directa.

La tecnología solar fotovoltaica y térmica son parte de la energía solar activa. La primera utiliza placas solares para convertir la luz del sol en electricidad, mientras que la segunda emplea colectores para transformarlos en calor.

La energía solar pasiva utiliza técnicas de construcción específicas para aprovechar la radiación solar, pero sin transformarla. Para que un inmueble consiga un ahorro energético con energía solar pasiva, se debe comenzar el proceso desde el diseño arquitectónico o por medio de restauraciones de construcciones preexistentes.

Un ejemplo de cómo funciona la energía solar pasiva es la arquitectura bioclimática, que toma en cuenta las condiciones climáticas y el aprovechamiento de los recursos disponibles, para disminuir el impacto ambiental e intentar reducir el consumo de energía.

Otra diferencia entre ambas, es que la energía solar activa se puede almacenar. En cambio, la energía solar pasiva, se debe consumir de inmediato.

Para que la energía solar pasiva pueda ser energéticamente eficiente, requiere combinarse con energía solar activa.

Tipos de energía solar activa

Son dos los tipos de energía solar activa que se conocen y se aplican en la actualidad. A saber:

Fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica permite transformar la radiación del sol en electricidad a través de células fotovoltaicas.

Se obtiene gracias a este dispositivo semiconductor, compuesto por una capa delgada de fósforo y silicio cristalino, materiales que al captar la luz del sol directamente se ionizan y liberan electrones. La suma de todos estos electrones genera lo que conocemos como energía eléctrica.

Las placas solares se sujetan a los tejados y a otras superficies con soportes fijos. Se instalan con una orientación cardinal específica, dependiendo de la ubicación geográfica en la que se encuentren, para que capten la mayor cantidad posible de radiación solar durante el día.

Cabe destacar que, una forma de mejorar su rendimiento, es a través de la instalación de seguidores solares.

En la actualidad, la energía solar fotovoltaica se utiliza en viviendas, empresas, comunidades de vecinos, granjas, huertos, plantas solares y hasta en el espacio. Cerca del 3% de la demanda de electricidad en el mundo es abastecida por el sector fotovoltaico.

Térmica

La energía solar térmica, por su parte, aprovecha las propiedades de la termodinámica para aumentar la temperatura de un fluido y, por lo tanto, su energía calorífica.

Requiere del uso de colectores para captar la radiación solar y convertirla en energía térmica. Se utiliza para la calefacción o para el suministro de agua caliente.

Dependiendo del tipo de colector, recolector o captador solar que se utilice, existen tres tipos de energía solar térmica.

De baja temperatura

Estos dispositivos utilizan energía solar directa y operan a una temperatura máxima de 65°C. Si la demanda no es muy alta, son ideales para el uso residencial.

De temperatura media

Funcionan a una temperatura que oscila entre 100°C y 300°C. Se utilizan en viviendas que requieren una demanda mayor. Para que estos dispositivos puedan elevar la temperatura, se coloca una capa extra sobre el colector que permita que la acumulación de calor sea mayor.

De alta temperatura

Estos colectores alcanzan temperaturas de 500°C y algunos modelos llegan hasta 1000°C.

Dependiendo del uso que se les dará, también hay varios tipos de colectores:

  1. Colectores solares planos.
  2. Colectores solares térmicos no vidriados.
  3. Colectores solares de vacío.
  4. Colectores solares con sistemas de concentración de la radiación.
  5. Captadores con sistemas de seguimiento de sol.

Beneficios

Son muchos los beneficios que la utilización de la energía solar activa brinda tanto a los usuarios como al planeta. Entre los más destacados se encuentran:

  1. La energía solar activa es una energía verde, inagotable y gratuita, puesto que proviene del sol.
  2. Permite reducir los costes en la factura de luz.
  3. Su uso no tiene impacto en el medio ambiente porque no emiten gases de efecto invernadero, lo que la convierte en una opción viable para luchar en contra del cambio climático.
  4. Los costes de mantenimiento son bajos.
  5. Es una inversión a largo plazo. Una instalación de placas solares tiene una vida útil entre 25 y 30 años.
  6. Mejoran y aumentan el valor de los inmuebles.

Aplicaciones y usos de la energía solar activa

La energía solar activa se usa principalmente para la obtención de agua caliente sanitaria, sistemas de calefacción y para transformar la radiación solar en energía eléctrica.

La tecnología solar activa también se utiliza para producir corrientes de aire para ventilación o refrigeración y para almacenar el calor para su uso posterior. En cualquiera de estos procesos se requiere el uso de bombas y ventiladores.

Otros usos de la energía solar activan son:

  1. Potabilización del agua.
  2. Secado.
  3. Evaporación.
  4. Destilación.
  5. Baterías solares.
  6. Cargadores solares.
  7. Energía para alumbrado público, señales de tránsito y carreteras.


¿Quieres conocer un poco más sobre las instalaciones de placas solares fotovoltaicas? Reserva una consulta gratuita en Svea Solar y te ayudaremos a generar tu propia energía. ¡Compruébalo por ti mismo!


Todo lo que necesitas saber sobre la energía eólica

20.09.20

¿Qué es un fotón? Una partícula fundamental para la energía solar

20.09.20

Guía completa sobre la energía hidraúlica

20.09.20
Get it on Google PlayDownload on the App Store
International (English) España Sverige Deutschland Nederland België (NL) Belgique (FR)
© 2020 Org. nr 556955-1350