Skip to content
Presupuesto Gratuito

Todos los tipos de residuos y su clasificación

¿Te preocupa el sostenimiento de nuestra vida en el planeta tanto como a nosotros?

Debes saber entonces, que una forma eficaz de colaborar con el cuidado del medio ambiente, es concientizar sobre los residuos que generamos diariamente y los diferentes procesos que existen para su gestión.

Pero, antes de introducir el tema del reciclado, nos parece oportuno que conozcas sobre los tipos de residuos que hay. Saber un poco sobre la clasificación de los residuos, te ayudará a modificar tu patrón de consumo y ajustar tu estilo de vida por uno más respetuoso con el medio ambiente. En Svea Solar te lo enseñamos. ¡Manos a la obra!

¿Qué es un residuo?

Se entiende como residuo el material sólido, líquido o gaseoso, aislado o mezclado con otros que se obtiene de un proceso de extracción, transformación, consumo o fabricación que se decide desechar.

Cualquier material que se tenga que eliminar para evitar problemas medioambientales o sanitarios, es un residuo.

¿Por qué es importante saber qué son los residuos? Porque nuestra concienciación al respecto es esencial para reducir las miles de toneladas de basura que generamos diariamente, y cuyo tratamiento no sólo se ha convertido en una necesidad, sino también en un problema para todos los países desarrollados o en vías de desarrollo del mundo.

Con el paso del tiempo, y a causa de la acumulación de residuos de toda clase, del agotamiento de materias primas y de la necesidad de preservar nuestro planeta, el concepto de eliminación se ha ido transformando. El objetivo es reutilizar y reciclar estos residuos, para aprovechar sus propiedades al máximo.

Tipos de residuos

Para facilitar su tratamiento, y tomando en cuenta su sostenibilidad, hay diferentes tipos de basura y su clasificación depende de su peligrosidad, origen y composición.

Cabe destacar, que la reducción de la contaminación que producen los residuos en el medio ambiente sólo es posible por medio de una gestión correcta. Es por ello que la clasificación de los residuos y su destino final es tan importante y debería ser prioridad para todas las economías.

Según su peligrosidad, los residuos están clasificados en:

  • Residuos inertes.
  • Residuos peligrosos.
  • Residuos no peligrosos.

Según su origen, estos son los tipos de residuos que hay:

  • Residuos domésticos.
  • Residuos comerciales.
  • Residuos industriales.
  • Residuos sólidos urbanos.
  • Biorresiduos.
  • Escombros y residuos de construcción.
  • Residuos sanitarios.
  • Residuos mineros.
  • Residuos reactivos.
  • Subproductos animales.

Según su composición, los residuos se pueden dividir en:

  • Residuos orgánicos.
  • Residuos inorgánicos.
  • Residuos mezclados.

Tipos de residuos no peligrosos

Los residuos no peligrosos son aquellos que no pueden provocar graves daños directos a la salud humana y al medio ambiente.

Son aquellos que, al tener contacto con otros residuos, no generan reacciones químicas adversas y no liberan agentes contaminantes para el medio ambiente. Sin embargo su gestión adecuada, es tan importante como la de los residuos peligrosos.

Las maquinarias y equipos en desuso, los envases metálicos, las mezclas de plásticos, la madera y los residuos de papel y cartón, son algunos de los residuos no peligrosos más fáciles de identificar.

Los residuos no peligrosos se agrupan bajo esta clasificación:

De construcción y demolición

Se generan en actividades de excavación, construcción, remodelación o rehabilitación.

No son solubles, combustibles o biodegradables y tampoco reaccionan química o físicamente. Una vez que se generan, deben ser procesados por un gestor de residuos autorizado que se ponga en contacto con una planta de reciclaje aprobada, para el tratamiento de estos tipos de residuos.

Industriales inertes

Estos residuos no peligrosos no experimentan transformaciones físicas, químicas o biológicas significativas cuando entran en contacto con otros residuos.

Por lo general son materiales derivados de procesos de fabricación, como escombros y arenas, piezas, equipos y maquinarias en desuso.

No peligrosos valorizables

Este tipo de residuos como el cartón, papel, vidrio, trozos de cable, chatarra, entre otros, son aquellos que pueden aprovecharse en distintos procesos de reciclaje para ser reutilizados.

Urbanos

Todos aquellos residuos no peligrosos, generados en domicilios particulares, comercios, oficinas o servicios, entran dentro de esta clasificación. Son muy variados y pueden incluir: envases de vidrio o plástico, ropa y otros textiles, papel, cartón y restos orgánicos.

También son considerados residuos urbanos los procedentes de la limpieza de las vías públicas, zonas verdes, áreas recreativas y playas, animales domésticos muertos, muebles y enseres de la casa.

Tipos de residuos peligrosos

Los residuos tóxicos y peligrosos son los que requieren, por su composición, una gestión adecuada para evitar riesgos elevados de contaminación.

Este tipo de residuos contienen una o más sustancias que pueden representar riesgos para la salud humana o el medio ambiente. Todos los envases y recipientes que hayan contenido estas sustancias, también deben ser incluidos en esta clasificación de residuos.

Los residuos peligrosos más comunes son:

Corrosivos

Los residuos corrosivos son aquellos que desgastan y erosionan las superficies con las que tienen contacto en condiciones desfavorables. Reaccionan por contacto con otros residuos o contaminantes tóxicos y pueden ser muy peligrosos si se liberan en cualquier espacio.

Sustancias ácidas o muy alcalinas como el ácido clorhídrico o el ácido sulfúrico, son algunos ejemplos de residuos corrosivos tóxicos.

Explosivos

Los residuos explosivos son altamente volátiles, razón por la cual deben ser gestionados por profesionales que sigan las medidas de seguridad recomendadas para estos casos.

Se debe tener mucho cuidado, ya que su almacenamiento excesivo o descuidado es peligroso, debido a la acción explosiva que generan al entrar en contacto bien sea con una fuente de calor o por reacciones químicas causadas por choques, fricciones o altas temperaturas.

La pólvora, los peróxidos y los cloratos son ejemplos de estos tipos de residuos peligrosos.

Inflamables

Los residuos inflamables son altamente peligrosos en condiciones de temperaturas adversas, ya que cuando son expuestos a fuentes de calor pueden causar rápidamente incendios.

Los cambios químicos, la fricción o la humedad son algunos de los detonantes más habituales cuando se trata de residuos inflamables. No controlar su gestión, sobre todo si están expuestos a altas temperaturas, es un riesgo para los entornos vulnerables.

El fósforo, los aldehídos y los hidrocarburos se encuentran entre los principales ejemplos.

Reactivos

Debido a la acción de temperaturas y fuerzas variables, los residuos reactivos pueden llegar a ser explosivos. También pueden liberar gases, vapores y humos tóxicos cuando entran en contacto con el agua.

El amonio, magnesio o cloruro de acetileno, son ejemplos de residuos reactivos.

Tóxicos

Los residuos tóxicos pueden ser orgánicos e inorgánicos y provocar graves daños a la salud y al medio ambiente.

Son considerados una amenaza por su efecto destructor, incluso si se encuentran lejos de su lugar de origen. Son sustancias que contienen productos de uso habitual como los combustibles, pinturas, baterías y equipos electrónicos.

Los siguientes materiales son parte del listado de residuos peligrosos que pueden ocasionar daños severos, si no son gestionados de forma correcta:

  • Aceite de motor.
  • Aerosoles.
  • Diluyentes y esmaltes.
  • Gasolina y líquido de frenos.
  • Plásticos.
  • Teléfonos móviles, baterías y pilas.
  • Vehículos y neumáticos fuera de uso.

La normativa de la gestión de residuos

Una de las legislaciones más complejas en España es la normativa de residuos, ya que existen un grupo de leyes que regulan la gestión de residuos tanto a nivel regional como nacional.

A nivel europeo, el parlamento aprobó en 2018 una directiva sobre residuos, que actualizó la normativa a seguir por los países miembros y que se centra en el establecimiento de elementos fundamentales para la gestión de los residuos.

La normativa española sobre residuos se compone por la legislación básica del estado y las normas de desarrollo aprobadas por las comunidades autónomas. Los municipios también cuentan con potestad reglamentaria para el desarrollo de normativas de la gestión de residuos.

Entre las legislaciones sobre los residuos están: la ley 22/2011, los decretos 1481/2001 y 1304/2009 que regulan la eliminación de residuos mediante depósito en vertederos, el Real Decreto 105/2008 que regula la gestión de residuos de construcción y demolición y la Orden MAM/304/2002 que regula la valorización y eliminación de residuos y la lista europea de residuos.

Para mejorar las deficiencias existentes y promover acciones hacia un modelo de economía circular, se aprobó también el Plan Estatal de Gestión de Residuos.

Cada una de estas normativas, refuerzan la necesidad de seguir el procedimiento de identificación, clasificación, separación, almacenamiento, tratamiento y destino final de los residuos, así como también los procedimientos de seguridad recomendados para controlar mejor los riesgos.


Desde Svea Solar, esperamos que esta información te sirva de ayuda para comprender los tipos de residuos que hay y cómo se clasifican para su tratamiento. No olvides que la preservación de nuestro planeta es responsabilidad de todos.


Testimonios: Jordi Bru

15.01.21

Trucos para ahorrar calefacción. ¡Lo notarás en tu factura!

06.12.20

Consumo eléctrico: ¿Qué electrodoméstico está gastando más?

06.12.20
  • Placas solares
  • Calculadora Solar
  • Baterías Solares
  • Blog
  • Sobre Nosotros
  • Referencias
International (English) España Sverige Deutschland Nederland België (NL) Belgique (FR)
© 2021 Org. nr 556955-1350+34 931 522 378